“León tiene como diez años de atraso en relación con otras ciudades.” Entrevista con Laisa López.

laisal1

Publicado originalmente el 12 de septiembre de 2014.

No recuerdo cuándo vi por primera vez a Laisa López, una cara más entre las decenas que hablaban, con ojos como pelotas de golf, y saltaban y sudaban y bailaban y gesticulaban en aquellas noches de los Días del Frescor. Sólo recuerdo que esa cara se hizo permanente y comenzó a estar en todos lados. Y eso fue muy bueno. Laisa López se enamoró de la vida del underground sin motivo, pero sin remedio. De profesión es gestora cultural. Trabaja entre pinceles, óleos y bastidores en el estudio de un artista. Es mamá, pinchadiscos y editora del Fanzine del Cerdo Violeta. Y está convencida de La Vida Total, de hacer de sus días una obra de arte con cada cosa que hace. Ella se describe así: “Tengo dos grandes pasiones: una son las artes visuales y la otra, la música, por supuesto, también soy una fiel amante del legado proveniente de la década de los 60.” A nosotros nos consta que si usa la palabra “pasiones” lo hace de manera genuina. Conversamos y así nos fue:

¿Cómo nace en Laisa la obsesión vital, La Obsesión, por la música y los discos?
Desde la secundaria empecé a ir un poco a contracorriente en cuestión de música, aunque el punto de partida ya dentro de esto fue en una fiesta a la que llegué por casualidad. Durante toda la noche sonó música que nunca antes había escuchado, era una fiesta más en la onda skin. Fue amor a primer oído. A partir de entonces seguí asistiendo a casi todas las fiestas y eventos relacionados, buscando más música y una cosa fue llevando a otra: desde entonces me enganché con esa música y lo que sucedía en torno a ella. Y los discos para mí son parte fundamental, son un complemento. Todo esto gira alrededor de ese objeto. Literalmente, todo.

¿Te identificas plenamente con alguna subcultura?
Tengo afinidad con la subcultura mod, sobre todo en cuanto al estilo, la estética y obviamente la música.

¿Cómo han sido tus proyectos musicales? ¿Y de gestión de cultura? ¿Cómo va eso en León? ¿Qué le falta?
Empecé haciendo algunas fiestas caseras, algunas veces con motivo, otras sin otro que el de  juntarnos a escuchar música, bailar y qué sé yo. Eventos de música ya más “formales” fueron organizados con Lalo D. Aguiñaga, los de la Fiesta del Cerdo Violeta. Luego hicimos fiestas septembrinas de Puros Killers Mexicanos, una fiesta con sonidos mexicanos en vinilo. Entre lo último que hemos hecho está Leóndon Calling cada mes y medio. Ya en solitario fue una fiesta especial de chicas pinchadiscos: Swinging Mademoiselle, que espero volver a realizar a finales de este año.

No es sano comparar, pero creo que León tiene como diez años de atraso en relación con otras ciudades. Se tienen buenas intenciones, pero eso no basta. La mayoría de los proyectos culturales que se hacen parecieran ir dirigidos siempre al mismo público. Se deben hacer cosas más sólidas, con un estudio previo y darles continuidad. Dentro de lo bueno, parece que León va despertando, cada día hay más lugares y eventos de calidad y se tiene conciencia de lo importante que es esto para la ciudad.

Cuéntanos acerca del fanzine del Cerdo Violeta. ¿Cómo inicia? ¿Cómo sigue? ¿Qué será de él en el futuro? ¿En qué otras cuestiones del estilo has participado?
El primer número que lanzamos fue hace un par de años. Después de mucho tiempo de platicarlo por fin nos decidimos a hacerlo junto con varios amigos que quisieron participar y que a la fecha siguen en el proyecto, al menos la mayoría de ellos. La idea del fanzine es que cada número sea sobre un tema específico y con cada uno, para su lanzamiento, hacemos una fiesta de presentación a la que invitamos DJ’s y bandas locales y de otras ciudades. Va bien. Siempre es un gusto ver las mismas caras y más aún, ver caras nuevas en las fiestas, gente que se la pasa bailando toda la noche, chicos que van exclusivamente por su fanzine. Me gusta que no sea simplemente ir a una fiesta, sino que ya no te vas con las manos vacías. Es agradable estar leyendo al día siguiente, en plena resaca, a tus amigos o a gente que conoces. Actualmente estamos empezando a armar nuestro sexto número que va sobre música y estamos muy contentos por los artículos y las ilustraciones que hemos recibido. ¿Sobre el futuro? Lo único cierto es que nosotros seguimos mientras nos lean y asistan a las fiestas de presentación.

De tus experiencias en el mundo de la música, ¿cuáles han sido las más emocionantes? ¿Y las menos?
De los mejores momentos, sin duda, ir al D.F. al show de los Granadians en 2009, Los Toasters en Guadalajara, Madness en el Vive Latino, los Peyotes en el Alicia, Roy Panton en el salón Bombay. No sólo por las bandas, también por la compañía. Aquí en León: las fiestas de San Fe (¡todas!), el show de los Staggers en el Orange y The Cynics en el Jaibol, más aún porque nos invitaron a pinchar. Fue increíble y, por supuesto, las Fiestas del Cerdo Violeta (excepto una.) Las menos, cuando las cosas se salen de control: las riñas no son parte de esto, menos cuando ya afectan a otros, cuando paran la fiesta e incluso provocan que los chicos no vayan más.

¿Qué le falta a León, musicalmente? ¿Qué hemos hecho bien? ¿A México?
Faltan foros, faltan más eventos y bandas, falta más gente que se involucre en esto con otras propuestas, ser más participativos, invitar chicas y chicos nuevos. Nos falta algún espacio que nos sirva como punto de encuentro, al que vayas y te encuentres a tus amigos y se escuche buena música. Me da gusto ver a varias personas tan involucradas en esto, haciendo buenas fiestas, coleccionando discos. Muchas de las bandas que yo conocí en un inicio siguen ahí, aunque ya no sea tan cotidiano. También siempre es bueno ver a las mismas personas que siguen aguantando, haciendo sus cosas relacionadas con la música. He visto a muchas personas simplemente desaparecer, a otras perder el alma y volverse apáticas. Hemos crecido y ya no es lo mismo de antes, tenemos otras ocupaciones y responsabilidades, ¿pero dónde quedó el vivir para el fin de semana? Aunque si no hay nada que hacer, es difícil hacerlo. Otra cosa que me gusta de León es que no nos seccionamos tanto en cuanto a gustos musicales siempre y cuando sigan la misma línea y en las fiestas puedes escuchar un montón de cosas. En el D.F. hay muchos haciendo buenos eventos como Hipshakers, Reggae Hit The Town y  los eventos de garage de Ernesto Fuzz On, por mencionar algunos.

Tus sets de música en vinilo son legendarios en la ciudad. ¿Cómo hacer para que funcione un set en una noche de guateque? ¿Dónde consigues tus discos?
Trato de poner siempre temas para mover los pies, canciones que identifiquen y se puedan cantar. También me gusta poner temas muy melosos y sonidos femeninos, no falla. La mayoría de mis discos los he conseguido en las calles: bazares, tianguis y tiendas. También compro por internet. Afortunadamente comparto con mi pareja la obsesión y contribuye a la causa con todos esos regalos de cumpleaños, aniversario, navidad. Siempre terminan siendo discos.

¿Qué sigue para Laisa?
Seguir en esto, no hay como hacer lo que nos hace felices. Sigo organizando eventos y también hay un proyecto en puerta de arte contemporáneo, In Velvet, con artistas locales. Ya pronto estaremos montando la primera exposición.

¿John Lennon o Paul McCartney?
No voy a escoger a John porque siempre debe de existir una congruencia entre lo que se dice y lo que se hace, cosa que no hizo. Y más si se trata de un músico o un artista, porque si no la hay entonces la obra se convierte en una especie de mentira. Me gustan los Beatles pero ya no tienen el mismo valor para mí que alguna vez tuvieron, así que por eliminación me quedo con Paul.

¿Qué grupos o artistas eliminarías del mundo para que fuese un lugar mejor?
Creo que todos tienen su razón de ser, aunque a mí no me gusten, pero hay algunos que sin duda nunca debieron haber existido. Grupos tipo Calle 13, por ejemplo, por aparentar lo que no son.

¿Tienes algún gusto musical culpable?
¡Tengo muchísimos! El más claro: Alaska y Dinarama.

¿Cuál es tu bebida?
Para la fiesta, cerveza.

La pregunta molestamente obligada de estos cuestionarios: ¿Podrías nombrarnos tus 10 discos indispensables? Sé que es difícil, pero sólo 10.
Los Flechazos, En el club.
Los Negativos, Piknik caleidoscópico.
The Supremes, The Supremes A’ Go-Go.
Herbie Hancock, El soundtrack de Blow-Up.
The Clash, London Calling.
Brighton 64, El problema es la edad.
Los Granadians, El temperamental sonido de los Granadians.
Joy Division, Unknown Pleasures.
The Seeds, The Seeds.
VV.AA., Pop A Paris Vol. 1.

¿Y diez singles?
Martha & The Vandellas, Heatwave.
Smokey Robinson & The Miracles, I Gotta Dance To Keep From Crying.
The Majestics, (I Love Her So Much) It Hurts Me.
Marlena Shaw, Let’s Wade in the Water.
Fontella Bass, Rescue Me.
The Elgins, Heaven Must Have Sent You.
France Gall, Cet air là.
Los Rockin Devil’s, Siempre lloraré.
Los Americans, Al final del día.
The Human Beinz, Nobody but me.

¿Películas? ¿Libros?
Sedmikrásky, Qui êtes-vous Polly Maggoo?, If…, Blow-Up, This is England, Charada, Quadrophenia, Submarine, Pulp Fiction, Grandes esperanzas. Libros: Cosas que hacen BUM y Rompepistas de Kiko Amat, Pregúntale al polvo de John Fante, En el camino de Jack Kerouac, Alta fidelidad de Nick Hornby, Compraré un rifle de Fadanelli, Un hilito de sangre de Eusebio Ruvalcaba, Lolita de Nabokov, Asfixia de Chuck Palahniuk, Animal Tropical de Pedro Juan Gutiérrez.

¿Alguna recomendación de algo que no podamos perdernos?
El  lanzamiento del nuevo número del Fanzine del Cerdo Violeta, “(Music is my) Occupation” el próximo 27 de septiembre.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s