Crónicas perdidas de La Trampa del Bulevar: Going Underground 2008, Living for the Weekend 2008, Black Soul Beats 2009.

DSC01330

Publicado originalmente el 8 de agosto de 2014.

He recurrido de nuevo al archivo. Pero al de las cosas perdidas, al lost and found, a esas crónicas que fueron escritas con la memoria fresca y los pies aún calientes pero que nunca vieron la luz (y si lo hicieron fue tal vez como entradas de un blog que ya no existe.) Todo esto lo escribía pensando en La Trampa del Bulevar, que es mi fanzine y cuya planeación me ocupaba en aquellos días un gran porcentaje del tiempo. Ha sido bueno revisitar estos textos porque han servido para revivir una historia pasada en la ciudad, que recuerdo no nada más con nostalgia, sino con rabia: ¿por qué hemos dejado que aquello se muera? Eso fue drástico. Está bien, no está muerto, pero, ¿dónde dejé, yo, aquella lust for life? Aquí tres crónicas que ilustran bien cómo era el underground leonés entre 2008 y 2009.

* * *

9 de agosto, 2008

Los desquiciados de Lookin’ Back [Lalo D. Aguiñaga y Ritxi Cárdenas Montiel] tiraron la casa por la ventana el pasado sábado 2 de agosto y todos estuvimos invitados. No hay mejor manera de comenzar el mes ocho del año ocho que con música, música, música. El cuasi-legendario Bar La Caguama fue el lugar indicado para horas y horas de sonidos clásicos, siempre modernos, y para encontrarse con todos esos búhos que viven de noche y odian el sol.

Algo está pasando en la agitada y siempre extraña ciudad de León. Going Underground resultó una fiesta más que buena, de esas que no suceden todos los fines de semana. De esas que dan gusto.

Todo comenzó temprano, aunque no tanto como el cartel lo anunciaba. Este sigue siendo un problema grande de organización, ya que todo siempre se demora (y el público tiene mucho que ver con esta impuntualidad.) Con todo, la cerveza y la música comenzaron desde que se abrieron las puertas y eso se agradeció muchísimo.

The Groovie Merchant (a.k.a. Gokú) fue el encargado de los sonidos vibrantes de la noche. Presumió de buen modo su gran colección de discos con una selección impecable, funky y frenética.

Los primeros en saltar a escena fueron The Stockyard y, como siempre sucede, comenzaron los gritos de las chicas. Su sixties revival es bastante efectivo y a base de buenas versiones de The Kinks, The Who y hasta de Oasis (?) dejaron el ambiente listo para mucha más fiesta. Tienen una muy buena pinta y mucha juventud, así que seguramente escucharemos mucho más de ellos.

Caribe Kingston fue la banda que siguió y lo hicieron bien, aunque siguen siendo poco consistentes. Su reggae de raíces suena sucio y sirve para bailar cuando se tienen unas cervezas encima, aunque esta vez estuvieron un poco erráticos. Con todo, es una banda que cumplirá con lo que promete, que es mucho.

Esa noche fue el debut de Los Psychodeliciosos, que ojalá siguieran juntos al regreso de Howard, su vocalista que se ha autoexiliado. Con sonidos lisérgicos y berridos en ñ, estos melenudos nos hicieron cantar con su versión de Están cambiando los colores de la vida de Los Chijuas. Poca precisión, pero mucha energía, como alguien dijo por allí.

Pero si creíamos que los sonidos psicodélicos iba a terminar, siguieron con Juan de las Negras, experimentalistas a ultranza que dejaron desconcertado a más de uno.

Siguieron ¡Los Padrinos! que, aunque no fue su mejor gig, tocaron las canciones acostumbradas: algunas versiones (Bo Diddley, The Who y un extrañísimo medley llamado Surfin’ Demolition Bird) y temas de su EP El Hombre Globo Lo Sabrá. Su presentación fue bastante caótica.

Y cerraron los Standards, la banda más añeja de todas, y fue inevitable pararse a brincar. La cerveza ya había corrido con ganas y el lugar, que contra todo pronóstico se llenó, se convirtió en el manicomio prometido. Con cada grupo, la energía creció. A la sexta banda, el guateque era ya de grandes proporciones. Buenísimas versiones de blue-beat esmeralda, sonido realmente clásico: estos sujetos saben lo que hacen. Y todos querían más, más, más.

La fiesta continuó, obviamente, con más discos y chasquidos de dedos y conversaciones a-mil-por-hora, hasta que nos corrieron del bar. Terminamos molidos, pero contentos, esperando que sea la primera de muchas fiestas Going Underground. Que así sea.

* * *

2 de diciembre, 2008

Nos la debíamos. Y cumplimos con creces. Living for the Weekend este 29 de noviembre pasado, en León, fue brutal.

Esos adjetivos se prodigan ya a la ligera y se aplican a cualquier cosa. No es este el caso, ya que cualquier adjetivo se quedará corto. La fiesta fue total. No nos dejarán mentir.

Fue una noche de verdadera Camaradería, con un mercadillo de artículos (ropa, discos, cintas, fanzines, hojas informativas: presentamos el número 3 de nuestra querida Snap!), la proyección de excelentes películas de culto sixties en blanco y negro, algo de cerveza y la mejor música de todas. La verdad es que fue una fiesta impecable de la que salimos tambaleándonos a la buena –y a la mala– porque la noche no nos noqueó. Pudimos con ella.

Propios y extraños se levantaron al domingo siguiente aún tarareando ese soul machacón cortesía de The Groovie Merchant (por mucho el mejor DJ de la ciudad… y tal vez no sólo de esta), tamborileando esos extraños ritmos que FourBee y Le Substitute nos hicieron bailar o buscando entre los discos para escuchar de nuevo esa canción que todos cantamos desde el fondo de nuestras barrigas llenas de brebajos extraños y con la que los selectores Mara Pop! o Cisneros abrieron y cerraron la noche, respectivamente. ¿Es que hay algo mejor?

They call it stormy Monday, but Tuesday’s just as bad. Pero siempre tendremos el fin de semana. ¡Gracias a todos los que asistieron, apoyaron, bailaron, bebieron, cantaron, intercambiaron, compraron, ligaron, discutieron, besaron, pincharon, criticaron, adoraron…! Los weekenders, únanse.

* * *

18 de septiembre, 2009

Que no, no estamos muertos. Con un considerable retraso (mental, una vez más) reseñaremos brevemente Black Soul Beats, la fiesta que el Groobeats SoundSystem armó el 5 de septiembre en La Mandrágora, en León. Varias horas de los mejores sonidos negros y latinos. Groovy shit, cómo no, en plástico negro y con un calor de casi 451 fahrenheit.

Girando las tornamesas, damas y caballeros, estuvieron Brendan Flannery (de Chicago), DJ Yodex (de la Ciudad de México) CuchiFrito Man (de León) y el cuasi-legendario Gokusán (la SLP/León connection.) Así debía ser.

Mucho funk, soul, boogaloo y un poco de jazz nos hicieron mover los pies: unos se deslizaron con mucha o poca destreza, otros sólo brincaron y hasta hubo breakdancers cerca de las tornamesas. Una noche sudorosa en la que había que sacar medio cuerpo por las ventanas del lugar, exponiéndose a caer tres pisos, para refrescarse un poco.

Porque aquí viene el único y gran pero de la noche: la cerveza se terminó. Sí. La cerveza se terminó. Poco después de la medianoche, el lugar estaba seco. Claro, había cócteles y esas cosas que no funcionan en una noche así, pero no nos quedó más que seguir brincando, bailando, cantando, remojando el gaznate con pulque que se escabulló de la seguridad del lugar (en realidad fue introducido por los mismos organizadores), coca-colas y cócteles dulces.

De cualquier modo, ojalá que haya Black Soul Beats para rato. Que se convierta en otra fiesta tradicional para los chicos del ritmo de León. Que sea.

P.D.: Gokusán nos pasó parte de su setlist, aunque advierte “en desorden y no están todas las que fueron”, pero así sucede a veces. Le agradecemos su contribución, de memoria, para que quede constancia de lo que sucedió y pudo suceder aquella noche…

James Brown, I Got You (I Feel Good). James Brown, Get Up (Like A Sex Machine). Many Corchado, Pow Pow. Mongo Santamaría, We Got Latin Soul. Monguito, Hey Sister. Chollo Rivera, Black and Blues. Quetcy Alma, Deep. Joey Pastrana, King of Latin Soul. Eddie Palmieri, African Twist. Michael Jackson, Billie Jean. KC & The Sunshine Band, That’s The Way I Like It. The Harvey Averne Barrio Band, Cucara Macara. Lefties Soul Connection, Organ Donor. Vern Blair Debate, Ooh Ah Ee. Lil’ Buck & The Top Cats, Monkey In A Sack. Boris Gardner, Melting Pot. The Bamboos, Side Stepper. Augustine Ramirez, Pack My Bag. Cannibal & The Headhunters, Land of a 1000 Dances. Baby Huey, Hard Times. Cyril Neville, Gossip. Los Johnny Jets, Es Lupe. Incredible Bongo Band, Bongo Rock ’73.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s