Crónicas perdidas de La Trampa del Bulevar: Chewing Gum Weekend 2008.

Publicado originalmente el 25 de julio de 2014.

La Trampa del Bulevar es mi fanzine. Digo ‘es’ porque aunque del último número hayan pasado dos años y fracción, la idea de continuar sigue allí. Es un hiatus, que dirían los ingleses. La comencé en una época de especial candidez y de energía incontrolable, al mismo tiempo que mi grupo, ¡Los Padrinos!, tocaba constantemente en la ciudad y fuera de ella; fueron épocas también de mucho activismo mod (hojas informativas, afiches, organización de fiestas) y la ciudad de León parecía que podía tomar un nuevo rumbo. Cada fin de semana había una fiesta y asistí, acompañado de mis panas, a prácticamente todas. Parece que fue ayer, pero han pasado varios años. Para La Trampa del Bulevar escribí algunas crónicas y reseñas que, al final, quedaron fuera por una razón u otra. A continuación presento una crónica del Chewing Gum Weekend 2008, un evento que comenzó a organizarse en 2007 y que ha sobrevivido hasta ahora en la Ciudad de México. No sé por qué no la publiqué en su momento, pero ahora le toca, aunque sea ya tarde. Me encantó el idealismo y el lenguaje fanzinero que utilizo. Me parece también divertido que hable de ¡Los Padrinos! en tercera persona. El documento fue escrito el 23 de julio de 2008. Han pasado seis años, a la fecha, de su redacción a su revisión final.

* * *

Por segundo año consecutivo, la Ciudad de México fue sede del Chewing Gum Weekend, evento anual que, ojalá, se convierta en una buena costumbre. Dos noches (18 y 19 de julio de 2008) de música y estilo que se agradecieron como se debe: agitando el esqueleto hasta decir basta.

Este año fue un festival genial que hizo honor a su excelente nombre (contrario al año pasado, debemos decirlo, que no nos gustó). Dos días de pura buena música en vivo, en vinilo y además una reunión necesaria con buenos amigos.

Allí estuvimos, por supuesto. Una crónica de cómo lo vivió La Trampa del Bulevar, a continuación:

Día 1.
Salimos de León  temprano en autobús el viernes. Un percance en la carretera retrasó la salida de la ciudad por una hora entera, así que llegamos tarde a la Ciudad de México, pero con muchos ánimos. Tomamos, de la terminal, el metro al apartamento prestado donde íbamos a quedarnos. Nos cambiamos y salimos de nuevo al metro. Tras un largo recorrido, nos bajamos en Metro Revolución. Al bajar, nos encontramos con un grupo de skinheads muy bien vestidos y, como supusimos que iban a lo mismo que nosotros, les preguntamos hacia dónde debíamos ir. Por supuesto que sabían dónde era la fiesta y nos dieron indicaciones, prometiéndonos que nos veríamos después.

Llegando al lugar (el Bar Grotesk) había muchísima gente ya afuera esperando a que abriera. Muy buena ropa, muy buenos peinados, se respiraba un muy buen ánimo. Fuimos saludando a gente que ya conocíamos del año pasado y mucha más que conocíamos sólo por la Internet. Fue bueno ver que gente que sólo habíamos visto en cíberfotos existiese en carne y hueso. Nos lo pasamos charlando y saludando a los viejos y nuevos conocidos hasta que, por fin, abrieron la puerta. Casi todo el mundo entró como desesperado y ya adentro, el ambiente era de pura expectación. Todos estaban dispuestos para la fiesta y al fondo del lugar (en un primer piso) ya estaban preparados los instrumentos para las bandas. En una esquina cerca de los baños se encontraba Ruffy, autor del nuevo libro (único en Latinoamérica) Aggro: Reggae + Skins = TNT vendiéndolo en un improvisado stand. Por supuesto, nos hicimos de una copia y esperamos reseñarlo pronto.

La música comenzó a sonar y mucha gente comenzó a bailar; otros sólo a beber. Tras muchos minutos se subieron a escena los Robots From The Moon, banda capitalina de reggae cósmico que comenzó a calentar motores. El sonido no era impecable, pero el ánimo de la banda y los presentes sí.

Después de ellos, ¡Los Ovnis! Garaje mejicano original de los 60. Todas unas leyendas vivientes. Es increíble que estos señores de sesenta y tantos años toquen de ese modo. Incluso llegaron en sus rugientes motos. Su set incluyó muchas versiones (a The Animals, Sam Cooke -aunque atribuyeron Shake a Eric Burdon-, los Stones  y su clásica versión de Enciende mi fuego de The Doors, que aunque no son santos de nuestra devoción suenan genial en voz de Don Armando Vázquez); pero también canciones originales de su aclamado y muy coleccionable disco Hippies (1968) como Te doy tu lugar.

Tras los clásicos de rigor y los cóvers en español, ya completamente ambientados, llegaron Los Rampart’s, que debutaban esa noche. Su R&B sucio nos gustó muchísimo. Nos desgarramos la garganta cantando clásicos como Baby Please Don’t Go. Una actuación muy poderosa.

Y al final tocó a ¡Los Padrinos!  subirse a escena. Son nuestra banda, así que fue bueno verlos de nuevo en la Ciudad de México. Sin embargo, la guitarra comenzó a fallar, los micrófonos a apagarse y el sonido fue de mal en peor, pero eso no importó para que hicieran algunos destrozos en un gig sin pies ni cabeza, pero MUY divertido, lleno de caídas, maracas rotas y mucho raw power. Tanto que en My Generation  muchos asistentes tomaron el micrófono para cantar gritando y al final músicos de los Rampart’s se subieron con ellos a hacer una errática versión de Louie Louie.

Todavía después, Mod TJ1 (gran amigo que vino desde Tijuana) fue protagonista con su DJ set que nos puso a brincar como locos con su selección psicodeliciosa y de buen gusto. Además de él, durante la noche, estuvieron en la tornamesa -o al menos eso decía el programa, estábamos tan entrados en la fiesta que no nos fijamos- Attack Bisont (de Puebla), Fat Man, Ernesto Fuzz On y el siempre misterioso (¿será?) Blue Demod. La noche terminó así, aunque aún la comitiva leonesa decidió irse a unos tacos callejeros para cerrar la noche (el día, más bien, porque terminamos temprano en la mañana) y prepararse para la siguiente.

Día 2.
Anduvimos como zombies todo el día callejeando y cuando llegó la noche, nos encaminamos al Centro Histórico, donde la fiesta sería en un noveno piso de un edificio sin ascensor. ¡Qué importaba! Íbamos subiendo guiándonos por la música que ya sonaba arriba. Esa noche fue sólo de selectores y vaya que lo hicieron bien. La noche fue casi dominada por los sonidos jamaicanos, pero cuando hubo soul no faltaron ni el talco ni las piruetas. Hubo mucha cerveza, pláticas con buenos amigos, una vista impresionante de la Ciudad de México, horas y horas de bailar sin parar y hasta uno de nosotros terminó comprándole un 7″ de Carla Thomas a nuestro amigo Beto.

Quien no se divirtió esa noche merece el mote de Amargado.

Tras las tornamesas estuvieron – así, nada más- Chris Morgan, Rick Kendrick (de los InCiters), Mr. Ryha White (que puso a brincar a todos), el Tritón Soundsystem, Dante Soulcialista (quien causó polémica al iniciar su set con I Wish de los Babyshambles… ¡nosotros le celebramos el detalle!) y Moisés Underground.

¿A quién le importa otra cosa? La verdad… estamos aquí por esto: por el amor a la música, nuestra música y lo demás es complemento. Hay a quienes les obsesionan que las corbatas tengan un milimetraje exacto; hay quienes se apasionan por el cine de época; hay quienes sólo quieren bailar y pelear; hay quienes vienen y van. Y todo se vale. Siempre y cuando nos una lo que siempre nos ha unido: ese sonido inigualable de los discos que giran rápido y no tanto. Hemos regresado a León con un buen sabor de boca y ganas de más. If the kids are united…

Gracias a los organizadores, especialmente Moisés y Lisette, que nos trataron muy bien (aunque nos deben ese fanzine.)

Nos vemos el año entrante. ¿A que sí?

* * *

Nota final: el CGW sí que se convirtió en una buena costumbre, aunque yo ya no pude asistir a muchos más. Sí cumplí con ir el año siguiente, volví a tocar con el grupo y recuerdo perfectamente que a ese festival fui enyesado de mi pie derecho, por una lesión deportiva (jugando futbol con La Cuadra.) Con todo, los recuerdos siguen intactos y las sensaciones tan latentes como en aquellos días, nuestros Días del Frescor.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s