“Soy fan de la empatía y la inconstancia.” Entrevista a Sister Ectoplasma.

guerrero

Publicado originalmente el 18 de abril de 2014.

Yo le conozco como Guerrero Fabiola y aseguro que está en la plenitud de sus veintes. Pero tiene tantos nombres como facetas. “Me puedes llamar como quieras, te aseguro que será una experiencia incómoda de cualquier forma”, me dice, ufana. Fabiola sí se llama. Uno de sus apellidos sí es Guerrero. El otro, según me cuentan algunos, es Martínez, aunque no sé en qué orden – como si eso importara. Lo que cuenta es que ella es esa Sister Ectoplasma de la que hablan las redes, ese secreto a voces de la música underground leonesa. Es de aquí, claro, y se pone la camiseta: le gusta, en sus palabras, hacer canciones que celebran la nostalgia y la incomodidad de los seres humanos. Y no explica más. Mejor se pone a tocar una guitarra que suena a los 90, porque en su enciclopedia Hole y Pavement siguen siendo los referentes a seguir. Lo de ella es música de habitación, tristona y emocional, con la que muchos otros outcasts van a conectar, seguro. Y, al final, de eso se trata el viejo rocanrol: de todos esos que no encajan juntándose para construir algo mucho más bello e importante. Fabiola dice de su música: “algunas son canciones de cuna y otras son canciones para bailar con tu karma y tu ansiedad.” Con eso me compró. Pero escucho su música y me la creo más. Y después de escuchar lo que tiene que decir, debo decir que no sólo soy un fan: soy un devoto de sus ideas y su música. Lo tiene todo, de Fante a Cantrell: beautiful losers.

¿Qué es de Sister Ectoplasma? ¿Cómo es su historia? ¿Y su experiencia escénica?
La única experiencia que tengo es aquella obra desquiciada en la que actué en el segundo semestre de mi carrera. Era una comedia inspirada en las Poquianchis. Jamás lo haría de nuevo, aunque sí siento una atracción fuerte por subirme a hacer música. De todas mis facetas, la musical me llama más. Esperemos que ya sea pronto que logre explotar todo esto.

¿Te sientes parte de alguna subcultura musical o te identificas con alguna?
Ninguna. A lo mejor de la mía. Nunca pude definirme y supongo que pasas una buena parte de tu vida intentando ser parte de algo. Gran parte de lo que hago tiene que ver con eso, con la ansiedad, con la incertidumbre y con la luz que entra por la grieta, como diría Cohen. Con lo único que me identifico es con el underdog, con el perdedor que al final consigue a la chica, con el boxeador madreado, con Fante o con Daniel Johnston. Supongo que soy fan de la empatía y de la inconstancia, que irónicamente, es lo más constante que tiene la vida.

¿Qué hace falta para convertirse en un músico?
Siempre he pensado que para el arte en general se necesita el complejo de dios y el narcisismo suficiente para sentirte capaz de crear algo y esperar que la gente le dedique tiempo para observarlo, escucharlo, y apreciarlo. También cuenta la necesidad de comunicar, lo cual es completamente humano. El deseo de querer decir algo, puede ser un lugar común pero a tu manera ponerle sonido a las emociones.

¿Cuándo descubriste que podías cantar y tocar? ¿Cómo fue?
Siempre quise cantar. Mucho tiempo quise ser escritora, pero no tengo disciplina, soy muy inconstante. Cantar fue la única forma de poder escribir algo sin sentir ningún tipo de presión o compromiso, cero expectativas. Luego me di cuenta que esas letras necesitaban música y lo hice. Para mí tocar y cantar es un proceso íntegro, van de la mano, es un escape, es muy visceral, no sólo estás escribiendo de un sentimiento, lo estás arrojando a través de la boca, de tus cuerdas, materializas esos fantasmas internos, es el ectoplasma, sale disparado de tu cuerpo. Es catártico, es liberador, es honesto.

De tus experiencias en el mundo de la música, ¿cuál ha sido la más emocionante? ¿Y la peor?
Probablemente darme cuenta que podía terminar algo. Durante este último año tuve la determinación de sentarme y componer más de lo que hubiera imaginado, me obligué pero de otra forma hubiera vivido en excusas. Ver conciertos también me entusiasma mucho. El año pasado tuve la oportunidad de conocer a algunos de mis músicos favoritos y gracias a Sam (de Palma Violets) llegué a mi plumilla perfecta. Ahora siempre toco con ella, es como un amuleto. Creo que la peor fue llegar tarde a ver a Iceage en el Corona Capital: eran la banda por la que compré el boleto. Fue muy triste, son de mis bandas favoritas, ya luego será, tal vez.

¿Qué le falta a los grupos leoneses en particular y mexicanos en general (por no hablar de una escena) para hacerlo en grande y hacer gran música?
Ser más propositivos. En esta me incluyo. No vamos a inventar el hilo negro, pero hay cierta zona de confort en fórmulas ya conocidas. Puedes decir o hacer lo que mil personas más ya hicieron, pero de una forma en que la gente no tenga que compararte o identificar un arquetipo, todos vamos llenando uno pero podríamos decorarlo de manera diferente.

Sé de buena fuente que coleccionas discos. ¿Por qué hacer eso en la era del iPod?
No los colecciono pero admito que los últimos cedés que tengo llegaron a mis manos por casualidad. Mi mejor amiga me regaló dos porque no le gustaron tanto y son de mis favoritos. Le robé unos a mi tutor de tesis, que tiene una gran colección y muchos son de los noventa. El otro día me dijo que los devolviera y yo le dije que sí, pero aún no decido. (Mentira, si lee esto, se los regresaré). Lo especial de adquirir un disco es que ese disco tenga consistencia y puedas escucharlo de una sentada, como si una canción te llevara de la mano a la otra. No descarto en absoluto los artefactos digitales, han beneficiado la música de gran manera, pero es lo especial de un disco, el arte del disco, es más tangible, es más como un ritual, le vas a dedicar un rato de tu vida. Es una experiencia más completa.

¿John Lennon o Paul McCartney?
¡John!

¿Qué grupos o artistas eliminarías del mundo para que fuese un lugar mejor?
Nunca privaría a nadie de vivir o de expresarse, pero si pudiera vetar de mi vida la música de alguien, seguramente sería Justin Bieber, Dulce María, Belinda, y todos los que hacen cóvers de la Sonora Dinamita o los Ángeles Azules. Conste que dije los cóvers, no la Sonora o los Ángeles. Y seguro que Zoé. ¿Soy la única que nota que todas sus canciones son iguales?

Yo tampoco les entiendo en absoluto. No es que los odie, porque los ignoro fácilmente, pero no entiendo de qué van. Hablando de… ¿tienes algún gusto musical culpable?
Aún los sigo catalogando como culpables, tal vez es lo que les da ese toque prohibido para que te gusten, aunque las investigaciones ya han comprobado que un gusto culpable no es culpable porque te da gusto, no sé quién dijo eso y ahora todos lo dicen. Me gusta mucho Tatu. Y seguido pongo mis cedés de Slipknot y Kittie, sus primeros dos álbumes, de ahí en más no les seguí la pista. Tengo un poco de nostalgia cochina con esa música que escuché cuando era una nena y me sentía “oscura.”

La pregunta molestamente obligada de estos cuestionarios: ¿Podrías nombrarnos tus 10 discos indispensables? Sé que es difícil, pero sólo 10.
Hole, Pretty On the Inside.
Brian Jonestown Massacre, Thanks God For Mental Illness.

Lo sé. Sigo:
Deerhunter, Microcastle.
The Jesus & Mary Chain, Psycho Candy.
Wampire, Curiosity.
Daniel Johnston, Retired Boxer.
dEUS, A Bar Under the Sea.
Iceage, You’re Nothing.
Angel Olsen, Burn Your Fire For No Witness.
Placebo, Without You I’m Nothing.

¿Y diez singles?
Bauhaus, Dark Entries.
Jay Reatard, Oh It’s Such a Shame.
Vive La Fête, Noir Désir.
Jeff the Brotherhood, The Tropics.
Elliott Smith, Everything Means Nothing To Me.
Mudhoney, Touch Me, I’m Sick.
Leonard Cohen, The Future.
Sonic Youth, Brother James.
Babes in Toyland, Dust Cake Boy.
M.I.A., Bad Girls.

¿Películas? ¿Libros?
Buffalo 66, Christiane F., Clueless, Historias de Cronopios y de Famas, The Laughing Heart de Bukowski: es un poema, pero es increíble. Lean todo lo que puedan de Fante. Burroughs, Hunter S. Thompson, todo lo que sea sobre junkies.

Estoy de acuerdo con lo de Fante. ¿Alguna recomendación de algo que no podamos perdernos?
Busquen a Sister Ectoplasma en Facebook, buscamos gente que quiera tocar, sobre todo si eres mujer. Quiero mujeres que les valga madre, que asusten, que me intimiden. Aunque mientras tengan pasión, cualquier ser humano es bienvenido. Tampoco se pueden perder echarle maple a su tocino. En serio, lo salado intensifica los sabores de lo dulce. De nada. Tampoco se pierdan Cosmos en NatGeo todos los martes.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s