“Hay que dejar de ser tan nacionalistas, tan celosos”. Entrevista a Álvaro Salgado, Pixie.

alvarosalgado
Publicado originalmente el
21 de marzo de 2014.

Álvaro Salgado es un tipo muy de hoy, de esos que hacen de todo y lo hacen bien: es diseñador, dibujante, DJ, músico, coleccionista disciplinado y bon vivant, para no hacer la lista larga. Nació en Colima, pero hace siete años que voltea del revés Guadalajara, donde vive y trabaja. Tiene una de las colecciones más interesantes que he visto, con un montón de discos raros y sorprendentes de psicodelia, shoegaze y grupos oscuros de pop de guitarras de los 80 y 90. Era sólo cuestión de tiempo para que se convirtiera en el DJ favorito de muchos en las noches fiesteras en la ciudad de los mariachis. Cuando está detrás de la tornamesa responde cuando se le llama Pixie. Pero también es diseñador y su trabajo es igual de interesante. Suya es la cubierta del hasta ahora único EP de ¡Los Padrinos! (El Hombre Globo Lo Sabrá, Acimut Records, 2008) bajo el nombre Our Kid, además de la portada de un oscuro disco de una rara banda punk de Anchorage, Alaska, Dirty Little Monkey. Sobre su trabajo real, él habla así: “Desde el 2002 me dio la curiosidad por pinchar y desde entonces he hecho una carrera de DJ en los tiempos libres. Con una que otra banda he colaborado con el bajo también, pero más que nada pinchando discos en fiestas, exposiciones y bares frecuentados por personas en busca de música diferente.”

¿Cómo nace en Álvaro la obsesión vital, la Obsesión, por la música y los discos?
Soy una persona que se enamoró de la música a la temprana edad de 6 años, escuchando los discos que mis hermanos mayores compraban. Tengo la suerte de haber tenido muy buena escuela. Me convertí en coleccionista a los diez años de edad y desde entonces nunca he parado de comprar y escuchar música.

Recuerdo que veníamos a Guadalajara muy seguido a visitar a la familia de mi papá. Mis hermanos compraban discos en una tienda que se llamaba El Quinto Poder, y recuerdo estar escuchando The Smiths, Joy Division, PIL, Jesus and Mary Chain y muchos más desde que tenía unos 6 o 7 años. Grababa mis cassettes de los discos de mis hermanos y ya a los 10 compraba mis propios discos y hacía mixtapes.

¿Eres o fuiste parte de alguna subcultura musical o te identificas con alguna?
Creo que lo que más me enganchó y lo que más escuché durante mi adolescencia fue el shoegaze. Era también el género que mis amigos de la infancia escuchaban y armamos una banda en la que tocábamos rolas de esas bandas que nos gustaban.

¿Qué hace falta para ser DJ?
Creo que más que una extensa colección musical, lo que más hace falta para ser un buen DJ es la sensibilidad. Saber cuándo es “ese” momento para poner “esa” canción.

¿Qué tan buena ciudad es Guadalajara para la música? ¿En qué se compara con otras ciudades de México?
Lo que destaca a esta ciudad de otras, por lo que me he dado cuenta, es que aquí empezó un “boom” por abrir bares con propuestas musicales alternativas, cosa que en otras ciudades solo escuchas en un evento especial o concierto.

¿Y Colima?
No hay muchos lugares, pero cada vez van abriendo más donde está poniéndose muy buena música. Pero de eso hace apenas un par de años.

¿Cómo conjugas música y diseño? ¿Cómo hacer para no caer en el lugar común? ¿Es cierto que eres daltónico?
Sí, soy daltónico y hago diseño, problema que siempre tengo a la hora de elegir los colores. La música es mi inspiración para diseñar. Empecé diseñando las portadas de mis mixtapes que, siendo temáticos, inspiraban el estilo que les daba en las portadas.

¿Haces música o has estado en algún grupo?
Estuve en Loretta, una banda que tenía en la prepa donde tocábamos shoegaze. Y acá en Guadalajara toqué con Lola Bleu, una banda de un amigo que no duró mucho. Espero colaborar para alguna banda o tener una propia en un futuro no muy lejano.

¿Qué le falta a los grupos mexicanos para hacerlo en grande y hacer gran música?
Creo que dejar de ser tan nacionalistas: letras muy mexicanas, colaboraciones con artistas muy locales, miedo a cantar en inglés o algo así. Siempre escucho a gente que critica a bandas mexicanas por cantar en inglés, pero nunca escucho que critiquen a la mayoría de bandas suecas, islandesas, noruegas o alemanas que lo hacen. Somos muy celosos.

De tus experiencias en el mundillo de la música, ¿cuál ha sido la más emocionante? ¿Y la peor?
Creo que cuando empecé a tener éxito como DJ. Me gustó mucho como se dieron las cosas y ahora que me desenvuelvo poniendo lo que realmente me gusta y ver que la gente agarra la onda es muy padre. La peor ha sido poner música en una fiesta particular en donde no conocía nadie. No me gusta que llegue gente cada cinco minutos a pedirte canciones. ¡Hubieran rentado una rockola! En fin…

¿Por qué coleccionar discos en la era del iPod?
¿Por qué no? Los discos tienen un atractivo físico, lo puedes palpar, oler… Es una sensación muy diferente a la de descargar un disco en mp3.

¿Qué hay de los mp3? ¿Se vale usarlos para “pinchar”?
¡Claro! Al menos yo nunca he sido celoso de lo que usas para pinchar. Es una ventaja, llevar tu disco duro muy pequeño con toda una colección de música. A mí no me gusta llevar mis discos a bares o fiestas. O te roban o se mojan; algo les puede pasar. Pero siempre sale alguien envidioso criticando porque no tocas con vinilos. Entonces les digo “dime cuándo armamos una fiesta y los llevo”.

¿Cuáles son los próximos proyectos de Pixie?
Por lo pronto comprar un bajo nuevo y ver qué pasa.

¿Lennon o McCartney?
Harrison.

¿Qué grupos o artistas eliminarías del mundo para que fuese un lugar mejor?
Ninguno. Extrañaría esas cosas tan ridículas que a veces te encuentras y tanto divierten. Le quitaría lo divertido al ridículo, pienso yo.

¿Tienes algún gusto musical culpable?
Nunca me he sentido culpable de que me guste algo. Si me gusta, ¿por qué habría de sentirme culpable?

¿Cuál es tu bebida?
¡Cerveza!

La pregunta molesta de estos cuestionarios: ¿podrías nombrarnos 10 discos indispensables? Sé que es difícil, pero sólo 10.
My Bloody Valentine, Loveless.
The Rolling Stones, Beggars Banquet.
Neil Young, After the Gold Rush.
Stereolab, Mars Audiac Quintet.
The Kinks, Something Else.
Can, Tago Mago.
Wire, Chairs Missing.
Primal Scream, XTRMNTR.
Spacemen 3, The Perfect Prescription.
Pink Floyd, Meddle.

¿Y 10 singles?
The Byrds, Eight Miles High.
Leonard Cohen, The Future.
Donovan, Hurdy Gurdy Man.
The Jesus and Mary Chain, Upside Down.
The Moody Blues, Nights in White Satin.
Primal Scream, Loaded.
Led Zeppelin, Whole Lotta Love.
The Church, Almost With You.
The Clash, London Calling.
Echo and the Bunnymen, The Killing Moon.

¿Películas? ¿Libros?
2001: Odisea del espacio, The Big Lebowski, This is Spinal Tap, Dead Man, Inception, GoodFellas; libros: 1984, La Historia Interminable, El Señor de los Anillos, El Silmarillion. Y Wilt de Tom Sharpe.

¿Alguna recomendación de algo que no podamos perdernos?
Escuché un par de bandas nuevas, actuales, que me han gustado mucho: Het Droste Effect, Polska Radio One y The Frowning Clouds. También he estado escuchando lo nuevo de Motorpsycho, Behind the Sun, bastante interesante.

C/S.

One thought on ““Hay que dejar de ser tan nacionalistas, tan celosos”. Entrevista a Álvaro Salgado, Pixie.

  1. Heeeeeeey pixie se te olvido poner a Intocable.. jajaja recuerdo cuando me regalaste ese disco. Saludos y un abrazo…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s