“Si escuchar algún tipo de música es delito, soy culpable.” Entrevista con Banzi Coloritos.

1608611_10151862022926657_982831924_n
Publicado originalmente el
10 de enero de 2014.

Banzi es un genio renacentista, un idealista, un tipo cuya cabeza funciona distinto a la de todo el mundo. Su nombre “real” es Abraham Vázquez, pero si preguntas por él así te toparás con pared. Todo mundo lo conoce, en cambio, como Banzi o Banzi Coloritos, un tipo brillante. Nació en el DF hace algunos años (está en sus late twenties) pero vive en Guanajuato desde que tenía seis. Aunque no echa de menos. Al contrario, considera que Guanajuato, capital, es un lugar tranquilo para vivir y que le da la energía que necesita para crear. Es diseñador gráfico de carrera y desempeña ese oficio con instinto y naturalidad; tanta que, a veces, todo le parece fácil y necesita buscarse nuevos retos. Desde pequeño ha rayado cuadernos, paredes, servilletas, cartones y cualquier cosa a su alcance con ideas, personajes, colores e ideas para disfraces. Pero, sobre todo, es un músico sin igual, que nació para crear sonidos. De esos hacen falta hoy: disciplinado, con los pies en la tierra y un amor enfermo por la música. Ha tocado con muchísimos grupos desde que comenzó sus andanzas musicales; destacan Esfera (poderoso powerpop), Moloch! (hard rock con mucha testosterona), Los Kingurs, ¡Los Padrinos! (por supuesto) y, recientemente, Lengua 72.

¿Cómo nace en Banzi la obsesión vital, La Obsesión, por la música y los discos?
Creo que eso sucedió a muy temprana edad. Tal vez sucedió en un momento inconsciente. A mis papás les gusta mucho la música, así que crecí escuchando mucha música en inglés, sobre todo los Bee Gees, los Platters, Gino Vanelli, los Beatles, Carpenters, Michael Jackson, todo en la radio. También escuchaba salsa y cumbia en una estación radial, la Tropicú. Recuerdo tener mis primeros casetes a los cuatro años: la Onda Vaselina y los Hombres G. No recuerdo algún momento de mi vida sin música. Y al llegar el momento en que podía yo tocar mis canciones favoritas o incluso cuando pude componer algo que salió de mi cabeza fue la culminación del descubrimiento de una capacidad que se gestaba gracias a mi convivencia con la música. Ahora simplemente no me veo sin hacer música.

¿Cómo ha sido el camino de Banzi en la música?
Originalmente comencé tocando solo en mi casa, alrededor de los diez años, con un tecladito con el que sacaba melodías de oído. No tenía ni la mínima educación musical, pero trataba de reproducir la mayoría de las melodías pegajosas que escuchaba alrededor: jingles de radio y tele y fraseos de todo tipo de canciones, desde sonidos de cumbias hasta canciones clásicas que escuchaba de una compilación de Richard Clayderman que incluía, claro, covers de los Beatles. Ya como a los catorce me involucré con la guitarra y dejé a un lado el teclado; así aprendí los primeros acordes y mis primeras canciones con mis compañeros de la clase de música de la secundaria y con cancioneros de rock en español, de boleros, tríos y rondallas. Al finalizar la escuela llegó la primera oportunidad de crear un grupo musical. Yo ya podía tocar algunos acordes en la guitarra, pero como ahora éramos una banda era necesario el sonido de un bajo eléctrico. No teníamos uno, así que comencé tocando sólo las últimas 4 cuerdas de la guitarra.

Como todo lo que escuchábamos era música en inglés (esas bandas de los 90) los primeros nombres se nos ocurrían en inglés. Uno de los más graciosos era Apple People Pies. Me gustan mucho los Beatles, por eso quería que el nombre de la banda tuviera la palabra Apple. Otra idea era The Apple Fields. Visualmente lo tenía en mi cabeza: en un espacio vertical habría una rama más gruesa al inicio, más delgada al final, algunas hojas y al centro una manzana roja; a la derecha de la manzana la palabra ‘Apple’; a la izquierda, ‘Fields’, con una tipografía orgánica imitando unas ramas secas, como queriendo dar la idea de una banda madura aunque nos faltaba mucho camino por recorrer. Llegamos a presentarnos bajo ese nombre e incluso llegué a pintarlo detrás de una chamarra de mezclilla con pinturas textiles. Pero debido a la mala pronunciación nos llamaban los Sapos Feos en lugar de los Apple Fields. Muchos años después hubo otra banda aquí en Guanajuato que se hacía llamar los Feos: creo que los influenciamos. Terminamos por cambiar el nombre a algo en español. Esfera. Mi idea visual era como el logo de estudios Universal: la tierra en el espacio con el nombre alrededor. Con ellos grabé unas veintidós canciones en un demo, con un sonido ecléctico resultado de las influencias distintas de todos los integrantes. Al final nos separamos, porque ya no podíamos hacer mucho juntos.

De tus experiencias en el mundo de la música, ¿cuáles han sido las más emocionantes? ¿Y las menos?
Las más emocionantes… yo creo que poder escuchar mis canciones terminadas, que de pronto alguien las tarareé, que gusten, escucharlas en la radio (aunque sólo haya pasado una vez… ¡pero ha sucedido!) y creo que lo más emocionante y que incluso hace que la piel se ponga chinita: la posibilidad de poder hacer música con amigos a los que les apasiona igual que a mí. Escuchar cómo una melodía puede crecer y transformarse gracias a las aportaciones de todos los instrumentos y sorprenderme de la capacidad de comunicación que tienen las melodías, cómo pueden hacerte reír, llorar y transmitir sensaciones que no he sentido con ninguna otra cosa. Ninguna. Otra. Cosa.

Las menos emocionantes… yo creo que el desgaste de ideas musicales, los bloqueos cuando por más que quieras hacer algo musicalmente no sale nada, aunque creo que eso tiene que ver mucho con el estado de ánimo. Cualquiera debe estar al máximo para poder transformarse en música; si estás feliz, debes ser el más feliz del universo para que la música transmita felicidad; si estás triste, debes estar en el fondo de la tristeza para que puedas hacer llorar con una melodía. Creo que todo es válido.

Actualmente creo que estoy en una etapa de paz y estabilidad conmigo, con mi vida, con lo que me rodea. Por tanto, esas explosiones de felicidad o tristeza con poco comunes y hay que esforzarse un poco más para poder crear algo.

¿Qué le falta a los grupos mexicanos (por no hablar de una escena) para hacerlo en grande y hacer gran música?
Justamente otra de las cosas que menos me emociona es el público mexicano. Hace falta cambiar la mentalidad para poder hacerlo en grande. Vivimos en un país idiotizado por la televisión y los medios. El público espera pagar por (y ver) una banda que ya la hizo en grande y a las bandas que apenas comienzan las tratan con la punta del pie. No les importa apoyar nuevos talentos. Si no has salido en la tele o en las estaciones de radio más populares no eres nadie y, por lo tanto, no te reconocen. Deben ser muy pocas las bandas que se han descubierto de manera casual, por su talento, por haberlos escuchado en un bar pequeño o que no hayan salido de un concurso mediático en el que el premio es… ¡”hacerla en grande”! Y aun así, cuando la “hacen en grande”, yo creo que ya no hacen lo que quieren, sino lo que el público idiotizado quiere (o lo que el mercado requiere), por eso es que toda la música suena igual desde hace ya muchos años. Habría que emprender una carrera solitaria independiente, tocando puertas y esperando que algún día algo grande suceda. Por eso es difícil vivir solamente de la música.

¿Lennon o McCartney?
Me identifico más con Lennon, me gusta su etapa solista más que la de McCartney. Me gustan sus letras, que pueden ser muy crudas, como en Mother o How Do You Sleep o Working Class Hero o muy tiernas como Love o Beautiful Boy. ¡Siempre está en el límite!

¿Qué grupos o artistas eliminarías del mundo para que fuese un lugar mejor?
Todos los de reggaetón, boy bands, Bieber, teenagers plásticos. Creo que con eso es suficiente. El mundo necesita organización, comunicación sincera, menos conflictos y más soluciones y que aprenda a ser más humano, a sensibilizarse con las situaciones que necesitan atención como el medio ambiente, la pobreza y el hambre, para que por instinto y sin malicia el mundo se vuelva un lugar mejor para todos. Los eliminaría porque no creo que aporten nada al mundo ni al mundo musical, todo me suena igual. Podrían cambiar a los monos y poner robots y daría lo mismo.

¿Tienes algún gusto musical culpable?
Si escuchar algún tipo de música es delito, soy culpable de escucharlo todo. Entre mi música puedes encontrar de todo: rock, pop, funk, jazz, clásica, salsa, español, inglés, italiano, francés, alemán… Pero si algo no me gusta o no me llama simplemente ya no lo escucho. Aunque no me cierro a escuchar cosas nuevas…

¿Cuál es tu bebida?
Cerveza para cualquier ocasión: oscura, ámbar, negra. Y cuando hay motivos especiales: stout, una Minerva Imperial, una London Honey Porter, Cucapá, St. Peter’s. Pero si es algo más “sano”, chai de manzana o bebidas de cacao muy concentradas. ¡O chocolate Abuelita!

La pregunta molestamente obligada de estos cuestionarios. ¿Podrías nombrarnos tus 10 discos indispensables? Sé que es difícil, pero sólo 10.
El orden no altera el producto. Son los que puedo escuchar completos y no me canso.
New Radicals, Maybe You’ve Been Brainwashed Too.
The Strokes, Is This It?
Save Ferris, It Means Everything.
Portishead, Live at Roseland.
Café Tacvba, Re.
The Beatles, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.
Ely Guerra, Sweet & Sour, Hot & Spicy.
Frank Sinatra, Nothing but the Best
Jumbo, DD y Ponle Play
Pila Seca, Afrodisiaco

¿Y diez singles?
Café Tacuba, Quiero ver.
Los Amigos Invisibles, La que me gusta.
Andy Gibb, I Just Want to Be Your Everything.
Austin TV, Marduck.
Alem, Lo que nos falta.
New Radicals, You Get What You Give.
Dave Matthews Band, American Baby.
The Doves, Black and White Town.
Natalia Lafourcade, Casa.
The Smashing Pumpkins, Try Try Try.

Lo que se me ocurre ahorita tal vez mañana sea distinto. Diez totalmente distintas.

¿Películas? ¿Libros?
Ocean’s Eleven, Twelve Thirteen, todas las de Volver al futuro, las mexicanas de los años 50 y 60, de Pedro Infante, Cantinflas… ¿Libros? Casi no leo. Lo último que leí se llama Verloso, artista de la mentira de Felipe Soto Viterbo.

¿Alguna recomendación de algo que no podamos perdernos?
Disfruten la vida, aprovechen las oportunidades. Hay que ser felices. Hay que hacer lo que les plazca y vivir de ello, disfrutarlo plenamente y nunca saber lo que es “trabajar.”

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s