“Nos falta escribir letras hechas de Verdad, honestas.” Entrevista a Sofía Oviedo.

sof

Publicado originalmente el 12 de julio de 2013

Sofía Oviedo es una más que digna representante de la juventud leonesa: apenas tiene quince años, pero ha visto más mundo que cualquiera y está creándose un universo propio y una mitología en qué sostenerlo. Un día, cómo no, descubrió una canción que la enganchó a un oficio en el que apenas comienza pero del que ya tiene nociones avanzadas. Porque el del músico (perdón por el hurto, Sr. Kapuscinski) no es oficio para cínicos. Sofía se ha dado cuenta temprano de ello y ha sido un recreo platicar con ella. Para ser tan joven, tiene ideas muy claras. Y es que sí, Sofía, estoy de acuerdo con que nuestra ciudad tiene un público indiferente, aburrido y prejuicioso, que no abre los ojos ni los oídos. ¿Y qué decir de la falsa pasión de algunos músicos? Ugh. Pero, ¿qué tal los discos, Sofía? Sí, una chica de quince que dice claramente que prefiere los discos para evitar la obsolescencia programada de los productos blancos que comienzan con i. Si algún día se encuentran con la chica Oviedo va a ser difícil olvidarla. La detectarán porque seguro irá descalza y portando una guitarra, cantando desde el alma y siendo genial, porque esa es su palabra favorita. Sofía Oviedo es, esperemos, el futuro. Hoy presentamos.

¿Cómo nace en Sofía la obsesión vital, La Obsesión, por la música y los discos?
La Música siempre ha estado ahí. A mi madre siempre le ha gustado tener la casa llena de  sonidos de todo tipo, con su rock ochentero (que ahora no me encanta) y de vez en cuando cosas clásicas. Me gustaba bailar y curioseaba en sus discos. Siempre me intrigó saber cómo demonios hacían que las cosas sonaran bien, pero mi Obsesión podría decirse que comenzó hasta los 12, cuando me topé en YouTube con música pop, Avril Lavigne, y me puse a cantar. Ya había cantado antes, pero en ese momento me di cuenta de que amaba hacerlo y lo disfruto con todo mi ser. Después entré a una escuela de música a tomar clases de canto y creció una curiosidad inmensa en mí por conocer más y más música. Sentía que me había quedado dormida por años, siendo una ignorante de todo lo increíble que había, así que comencé a pasarme horas y horas buscando música en Internet y profundizando en la colección de mi madre. Cuando conocía a alguien nuevo le preguntaba qué música le gustaba, anotaba los nombres de las bandas y al llegar a casa los escuchaba. Me grababa siempre aquellos que me hacían mover los pies.

Compré mis primeros discos (Let go de Avril Lavigne y Love de los Beatles) porque mis hermanos no me dejaban descargar música en sus computadoras y yo no tenía una. No me quedaba de otra y me encanta comprarlos, sentirlos, hojear los libritos, escucharlos y ver cómo poco a poco van siendo más.

A pesar de tu corta edad, tienes ya experiencia escénica. ¿Cómo ha sido ese proceso?
Realmente no he tocado en tantos lugares y los escenarios aún me paralizan… pero eso no le quita lo genial. He tocado en presentaciones de mi escuela de música, un par de veces en la Plaza del Zapato y en un par de fiestas. En varios sitios he estado a punto de tocar pero te rechazan por ser menor de edad. Aun siendo pocas y con escasas personas (públicos aburridos, debería decir), esas presentaciones me hacen sentir viva y me recuerdan de que esto es lo que me encanta hacer y pronto, espero, quiero presentarme tocando canciones mías.

¿Te sientes parte de alguna subcultura musical o te identificas con alguna?
No realmente. Me gustan demasiadas cosas como para pertenecer a una y nunca me ha gustado que la música se vuelva una especie de accesorio. Es chistoso y un poco molesto que cuando adultos cercanos (y no tanto) se enteran de que me encanta la música me mencionen grupos de rock estilo Guns’n’Roses y en sus pensamientos me ven como alguien rebelde y que le va mal en la escuela. No los culpo, la verdad es que abundan muchos jóvenes así. Pero no es mi caso. No realmente.

¿Qué hace falta para convertirse en un músico?
En mi opinión ser músico no es aquel que hace una licenciatura en música, eso sólo son papeles. Ser músico no es tocar 3 acordes en una guitarra y tampoco es saberte toda la historia de la música y cientos de conocimientos de ella. Ser músico es algo diferente: es tener esa curiosidad por entender, conocer más, crear. Es poder transportar lo que piensas y lo que sientes, hacer que el sujeto que te escuche se le muevan las tripas, que a ti al tocar se te muevan las tripas, te emociones, lo ames. Si eso no sucede entonces es un fracaso y la música se convierte en basura.

¿Cuándo descubriste que podías cantar y tocar? ¿Cómo fue?
A los 13, mis padres me regalaron una guitarra. Fui aprendiéndome canciones sencillas que quería cantar. Luego entré a un taller de música en la escuela y me invitaron a una banda, así que ahí comencé a perderle el miedo y a darme cuenta de lo que podía hacer. A los 14 comencé a sacarle provecho a un piano que había en mi casa y estoy en proceso de tocarlo bien. Quiero hacerlo y lo hare.

De tus experiencias en el mundo de la música, ¿cuál ha sido la más emocionante? ¿Y la peor?
Hace poco tuve una pequeña presentación donde todo el repertorio lo escogí yo  y toqué con chicos geniales. Era la primera vez que cantaba yo sola todo el repertorio. Nos presentamos como El Conejo del Sombrero. Me encantó. Me puse nerviosa porque cinco minutos antes de iniciar no había absolutamente nadie en el foro. Comencé a sentirme mal, pero un lindo chico me dijo: “toquemos para nosotros y ya”. La gente llegó al final; poca, pero importante para mí y todo salió muy padre.

Mi peor experiencia aun no llega… o quizá sí, pero cuando suceden errores tiendo a reírme. Sirven de experiencia y aprendizaje.

¿Qué le falta a los grupos mexicanos (por no hablar de una escena) para hacerlo en  grande y hacer gran música?
Tocan lo mismo en todos lados y eso a mí me molesta. Ya dejen en paz ese típico cover De Música Ligera (¡hasta yo he tenido que cantarlo!) Nos falta escribir letras hechas de Verdad, honestas, que digan algo. Y creer en lo que hacemos, experimentar, hacer cosas diferentes. ¡Y leer! Hacer buenas letras y cosas que signifiquen para ti, no planear que vaya a ser en grande. Es cosa de hacer algo real y así será grande.

Sé de buena fuente que coleccionas discos. ¿Por qué hacer eso en la era del iPod?
¡Porque los discos son lo máximo! Tengo un iPod y me gusta bastante usarlo: es práctico y todo, pero eso no es una colección musical. Soy de esas personas que se emocionan al comprar un disco nuevo y tocarlo en la grabadora. Incluso empecé a comprar vinilos. Un viejito con el que me topaba todos los días los colecciona y me dijo que eran lo máximo, así que probé y me doy cuenta de por qué lo decía. Muchas chicas de mi edad se ponen felices comprando ropa o zapatos, yo en cambio gasto mi dinero en discos y lo genial de ellos es que mientras más pasa el tiempo más los quieres, como a los libros: se escapan de ese ciclo de consumo y desecho.

¿John Lennon o Paul McCartney?
¡Lennon! Era (es) más lindo y brillante.

¿Qué grupos o artistas eliminarías del mundo para que fuese un lugar mejor?
¡Uf! ¡Varios! Pero no quiero hacer la lista larga. Eliminaría géneros. Y, sobre todo, muchas poses.

¿Tienes algún gusto musical culpable?
No siento mucha culpa por nada. Y… sin embargo, Lady Gaga no es algo que suela gustarme, pero me agrada. You and I versión jazz me fascina por completo. No sé, me cae bien, me divierte y gusta toda su persona.

La pregunta molestamente obligada de estos cuestionarios: ¿Podrías nombrarnos tus 10 discos indispensables? Sé que es difícil, pero sólo 10.
Se quedaran muchos afuera y esta lista quizá cambien en un año o en un mes pero:
Jefferson Airplane, Surrealistic Pillow.
Avril Lavigne, Let Go.
The Beatles, Abbey Road.
Florence + The Machine, Lungs.
The Black Keys, Chulahoma.
Gary Clark Jr., Blak and Blu.
Grace Potter & The Nocturnals, This is Somewhere.
Raphael Saadiq, Stone Rollin’.
Albert King, Blues Power.
Paramore, Riot.

¿Y diez singles?
Ok… Es muy difícil elegir sólo diez así que son 10 de chicas, chicas que admiro demasiado, ídolos, canciones que me encanta cantar y escuchar.

Laura Pergolizzi, Into the Wild.
Aretha Franklin, Since You’ve Been Gone.
Susan Tedeschi, Soul of a Man.
Lianne La Havas, Is Your Love Big Enough?
Adele, Rumour Has It.
Natalia Lafourcade, Azul.
Regina Spektor, Fidelity.
Florence + The Machine, Lover to Lover.
Grace Potter & The Nocturnals, Tiny Light.
Amy Winehouse, You Know I’m No Good.

¿Películas? ¿Libros?
Juno, Jim y el durazno gigante, Timothy Green, De Roma con Amor, Annie Hall y Medianoche en París de Woody Allen, Amélie, Little Miss Sunshine, Silver Linings Playbook, Moonrise Kingdoom, Las ventajas de ser invisible, Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, Scott Pilgrim vs The World, Across the Universe, Forrest Gump, Mulan, Pieces of April, Charlie Bartlett… Me gustan las películas en las que los personajes son complejos y diferentes y adoro ver películas animadas en el cine.

¿Libros? Me encanta leer, pero es difícil que un libro me encante. Este año me he topado con libros realmente buenos. Oscar Wilde me parece genial; Si viviéramos en un lugar normal de Juan Pablo Villalobos me hizo reír bastante; Los juegos del hambre; El Gran Gatsby de Fitzgerald, Un mundo para Julius de Bryce Echenique. ¡Y Susan Hinton con The Outsiders, libro que ahora significa mucho para mí! Me parece impresionante. Ahora leo a Douglas Adams y su saga del Autoestopista galáctico. Voy en el tercer libro y son geniales.

¿Alguna recomendación de algo que no podamos perdernos?
No sé. ¿Vivir?

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s