“Debe entenderse la diferencia entre periodismo y publicidad.” Entrevista con Alex Castro.

Alex Castro

Publicado originalmente el 22 de febrero de 2013.

Alex Castro es la mente maestra detrás de varios proyectos seminales de difusión de música. Menciono dos: Mole Mogollón, programa que sonaba en Radio Ibero 90.9 y La Pop Life, uno de los blogs de música más propositivos de la actualidad mexicana. Nacido en el DF, se considera un sujeto “apasionado, sincero, obstinado, desesperado, orgulloso y un poco intolerante con los servidores públicos que hacen como que sirven y con los funcionarios que hacen como que funcionan.” Lo que, claro, explica su trabajo siempre eficiente (estuvo una temporada al frente de Círculo Mixup y se notaba) y con buenos resultados, buscados con el ansia de crear una cultura musical en un país que se distingue por su desarraigo y por su conducta siempre errática ante el mundo de las ideas y los sonidos.

Recuerdo perfectamente la época de Mole Mogollón porque coincidió con un tiempo en que yo estaba formando un grupo, comenzaba a escribir más activamente sobre música y los martes y sábados era una escala obligatoria, fuera como fuera el día. La entrevista fue a distancia y, aunque me habría encantado una plática cara a cara, Alex es elocuente de cualquier modo.

¿Cómo nace en Alex la obsesión vital, La Obsesión, por la música y los discos?
La obsesión por la música en la niñez; a los 10 años me empecé a interesar en ciertos artistas y géneros, así como a grabar cassettes y clavarme en detalles como el orden de las canciones, cómo empatar una canción con otra.  La obsesión por los discos vino después.

Tienes una trayectoria más o menos amplia dentro del periodismo musical. ¿Cuáles y cómo fueron tus primeras experiencias?
Mi primera experiencia editorial me la procuré yo mismo: llegando a la universidad hice un fanzine llamado Escala Espiritval con unos amigos. Dos años después empecé a colaborar en La Mosca en la Pared y en el suplemento Acento X (del diario Unomásuno) que dirigía Luis Gerardo Salas. Luego estuve en Alo.com –durante el primer boom de internet– donde coordiné por primera vez un área editorial. Todo eso antes del año en que llegaron los Strokes a “salvar” el rock & roll (¡ja!)

¿Perteneciste alguna vez a alguna subcultura en algún momento?
No, pero tampoco lo añoro.

Mole Mogollón forma parte importante, supongo, de tu pasado. Cuéntanos un poco sobre él. ¿Buenas y malas experiencias?
Más buenas que malas. Uriel Waizel nos invitó a hacer ese programa con música iberoamericana que no se tocaba en la radio. Tocamos a muchos grupos que sé que (hasta entonces) no sonaban en la FM mexicana, como Chico y Chica, Single, Gepe o Javiera Mena. Nos divertimos mucho… hasta que empezaron a vernos raro en la estación y nos dieron las gracias. Duramos dos años y medio, terminando en 2007.

¿Cómo comenzó LaPopLife?
Supongo que ya es de lo más común tener un sitio o blog. Y precisamente por eso yo no quería hacerlo, pero Carlos Andrade (de Dixo.com) me insistió tanto que terminé por hacerle caso y mira, creo que la hemos pasado bien hablando de música y otros asuntos pop. Ya tenía un blog por ahí, pero con el nuevo formato comenzó en marzo de 2011.

De tus experiencias del mundillo editorial/musical, ¿cuál ha sido la más emocionante? ¿Y la peor?
Hablar con alguien como Robert Smith, aunque fuera por teléfono, me gustó mucho. Sobre todo descubrir que es un tipo inteligente, atento e interesado en tener una buena conversación, no sólo en contestar preguntas, como tantos músicos. ¿La peor? No sé, que me confundan con Alejandro Franco.

¿Qué le falta a los grupos mexicanos (por no hablar de una escena) para hacerlo en grande y hacer gran música?
Tener mejores voces (claro que no hablo de voces privilegiadas) y leer, para que haya buenas letras.

¿Qué le falta al periodismo musical mexicano para hacerlo en grande y ser determinante para bien?
Entender la diferencia entre periodismo y publicidad, porque muchos “periodistas” musicales terminan haciendo labores de promoción musical, consciente o inconscientemente. Y también leer, para que haya buenas historias.

¿Cuál es tu bebida?
El café negro y el  whisky escocés. Solos, por supuesto.

¿Qué grupos o artistas eliminarías del mundo para que fuese un lugar mejor?
¿Por qué pensar en grupos si podemos pensar en géneros? Yo creo que sin metal, dark y cumbia viviríamos mejor. Y no, no eliminaría el reggaetón: me parece divertido en algunos casos.

¿Tienes algún gusto musical culposo?
Nada me da culpa, pero sé que para muchos sería inconfesable tener algún disco de Bunbury o Fey. Y pues yo los tengo, me parecen muy buenos en ciertos momentos… a pesar de sí mismos.

La pregunta molestamente obligada de estos cuestionarios: ¿Podrías nombrarnos 10 discos?
Supongo que te refieres a 10 favoritos. Así sin pensarlo mucho:

2 Many DJs, As Heard on Radio Soulwax, Pt 2
The Clash, London Calling
The Cramps, Flamejob
TV on The Radio, Return to Cookie Mountain
Ty Segall & White Fence, Hair
La Casa Azul, La Polinesia Meridional
Carlos Berlanga, Impermeable
Triángulo de Amor Bizarro, Triángulo de Amor Bizarro
El Columpio Asesino, La Gallina
Django Django, Django Django.

¿Y diez singles?
¡Anda la osa! OK…

Elvis Presley, Burning Love
Porno for Pyros, Tahitian Moon
Davila 666, Obsesionao
Crystal Stilts, Through The Floor
Leandro Viernes, Azul Curacao
Yuksek, So Far Away From The Sea
Cee Lo Green, Bright Lights Bigger City
Insane Clown Posse, Mountain Girl
Johnny Cash, Big River (Count De Money Remix)
Temples, Shelter Song

¿Películas? ¿Libros?
Tengo grandes lagunas cinematográficas porque durante muchos años no vi películas, pero me gusta casi cualquier cosa de Alejandro Amenábar, Todd Solondz o David Lynch. Me gustan mucho las cintas bizarras con buenas bandas sonoras, como las de Robert Rodriguez y Tarantino. Lo que más disfruto actualmente son los documentales; me parece excelente que se hayan puesto de moda. En cuanto a libros, me gustan Cortázar y Alessandro Baricco. Uno de mis favoritos es Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Robert Louis Stevenson.

¿Alguna recomendación de algo que no podamos perdernos?
No se pueden perder la alfombra roja de los Oscares… ¿Ah, verdad? No sé, si les gustan los discos de vinilo estamos armando un proyecto del que seguramente hablaremos en Lapoplife.com Creo que no deberían perdérselo. Tal vez para finales de año… Y vigilen a su gobierno local.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s