Coleccionismo vital (III.)

Publicado originalmente el 20 de julio de 2012.

Este texto puede (¿debe?) complementarse con la lectura del texto ‘Coleccionismo vital’, que puede encontrarse en http://bit.ly/OHVA7E  y que fue publicado en este periódico el 21 de abril de 2012 y de ‘Coleccionismo vital II’, que se encuentra en http://bit.ly/MKcke4 y que fue publicado en este periódico el 8 de junio de 2012.

Los discos son objetos con los que se va trazando un mapa, con los que se construye (o se re-construye) una narración vital por lo que, muchas veces, da un significado distinto al consumir que dicta el márquetin: no se trata solamente de satisfacer una necesidad o un capricho, sino una manera de adaptación al mundo para darle un sentido (desde intentar trascender hasta pasar el tiempo de un modo productivo.) Los coleccionistas y musicómanos van apropiándose del contenido de estos objetos para dar significados; los discos cobran sentido en manos de un sujeto que reconfigura sus mundos cognitivos al consumir, acotando además su visión y personalidad.

Puede hablarse de un apego poco práctico al objeto, pero ahí también hay una actitud significativa: las culturas hasta hace pocos años erigían monumentos, tenían artefactos que tenían un exclusivo uso ritual y sus entidades corpóreas cargaban con un significado no sólo bien determinado, sino común.

En la era de la Obsolescencia Programada (OP), coleccionar es contracultural. Dos objetos que se oponen a la OP desde su concepción son los libros y los discos, sobre todo si son de vinilo (el CD o la cinta magnética sí pueden ser dañados por el paso del tiempo, mientras que al vinilo es el mal trato que puede hacer decaer su calidad), porque fueron pensados para durar.

Los objetos hablan de los lugares y de los tiempos. Preguntémosle a la Arqueología.

Dejemos hablar a Álvaro Salgado, colimense, diseñador, de-jota, coleccionista de shoegaze y chalado por la música de drones, los ruiditos y los sonidos más drogotas: “Para mí un disco es un arte, desde el papel hasta el sonido: todo tiene valor. Hay discos que sólo adquiero por su valor coleccionable; claro, de música que me interesa.”

Los discos, como los objetos significativos, adquieren un valor no sólo monetario, sino histórico. Algunos casos: discos descatalogados, discos con errores de impresión, discos con portadas distintas, discos de prueba, acetatos de prueba, discos con un tiraje original limitado, discos de edición original (como las primeras ediciones de los libros), hechos históricos del disco (un ejemplo elocuente y popular: los Sex Pistols en A&M), época. Como nos cuenta Antonio Sánchez, de Tijuana, a quien hemos llamado hasta ahora ModTJ1 y que puede jactarse de ser uno de los fundadores de la cultura mod en México:

“Yo sólo busco, por el momento, discos de 1969 hacia abajo [sic]. No me importan los ritmos, sólo que sean de esos años, hasta 1800, música clásica. Mi colección abarca los años desde 1800 hasta 1969. Es su particularidad.”

Ya se decía que coleccionar no es acumular: implica clasificación, pero también implica una necesaria limitación. Puede ser temática, temporal, estilística, siempre y cuando dé sentido a los mundos cognitivos del coleccionista. Pero, ¿es el coleccionista un ente solitario en el mundo?

Moisés García, de Neza, modernista y apasionado del R&B, nos dice: “La gran mayoría de mis amistades tiene que ver con la música. Mi vida gira alrededor de la música y mis discos me han llevado hacia caminos que nunca pude imaginar y conocer algunas de las mejores amistades de mi vida. Con el paso del tiempo incrementas tu visión y tus conocimientos, pero también tus círculos de amistad.”

El coleccionismo, al fin y al cabo, crea círculos sociales que, aunque cerrados, tienen un significado común y por tanto, es una suma de cosmovisiones.

Alvaro Salgado dice: “Si encontrara a alguien con la misma afición y fuese hombre lo haría mi amigo; si fuese mujer la haría mi novia [risas]. Cuando conozco a alguien que le gusta mucho la música y tenemos gustos similares, me interesa buscar su amistad porque podría platicar sobre cosas comunes.” Su hermano, Carlos Salgado, arqueólogo, maverick musical, acota: “Pero más allá de su gusto no se puede juzgar a una persona por lo que escucha o colecciona. Al menos no se debe. Se puede dar el caso de un excelente gusto en una persona pedante o pésimo gusto en una persona agradable.”

Pero el coleccionismo también puede ser competitivo, más incluso dentro de los círculos sociales afines. Es un modo de vida exigente y de constante alerta. Dice ModTJ1: “El coleccionismo es presuntuoso, claro, pero nada más entre nosotros. No lo presumimos a toda la gente.” Pero Alvaro Salgado tiene un punto de vista distinto: “Lo tomo como algo más personal, en realidad mi colección no la comento con nadie porque a la mayoría de la gente que conozco no le interesa. Es un aspecto muy íntimo.”

Moisés García dice: “Desde luego que el coleccionismo es presuntuoso. El coleccionista siempre busca demostrar sus conocimientos acerca de lo que le apasiona y no pierde oportunidad de exhibir sus posesiones como piezas de museo. Tiene una dedicación feroz para investigar acerca del tema de su interés, rastrear las piezas, invertir tiempo en detalles que merece comentar en reuniones o encuentros con otros interesados o, incluso, con algún despistado que se cruce en el camino.”

¿El coleccionismo es socialización o aislamiento? ¿Socialización selectiva? ¿Busca el placer? ¿La trascendencia? ¿Todo esto?

Al menos hay quien tiene planes para su colección. ModTJ1 avisa: “Mi acervo es una forma de diversión y satisfacción propia. Pero, claro, en algún tiempo haré una pequeña aportación a La Escena con sendas recopilaciones al desenterrarlas y darlas a conocer al mundo. Tú sólo espera.”

Esperamos. Mientras, pondré la aguja sobre este otro disco…

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s