Gokú: el sonido y el alma de GrooBeats Soundsystem.

Publicado originalmente el 4 de mayo de 2012.

Se llama Antonio Torres, pero todos lo conocen como Gokú. Y digo todos. Es, sin duda, el mejor DJ de León, aunque nació en San Luis Potosí y ha estado aquí y allá persiguiendo una obsesión: el Ritmo. Su vida gira (nunca el término estuvo mejor utilizado) alrededor del Soul, el Ska, el Hip Hop y el Funk. Ha tocado en grupos, ha girado discos en todas las fiestas posibles (la última, la presentación del libro Cuando las paredes hablan: arte urbano en León, editado por el Instituto Municipal de la Juventud y que incluye los trabajos de graffiti más importantes y vistosos de la ciudad) y, a pesar de todo, lleva una vida apacible: trabaja en una biblioteca y es padre de dos hijos que crecerán con la mejor formación musical posible.

A lo largo de sus años en León ha desarrollado proyectos que merecen la pena. El más aguerrido y longevo es el colectivo GrooBeats SoundSystem, dedicado a difundir lo mejor de la música negra: sesiones de pinchadiscos y de escucha, fiestas temáticas, colaboraciones con fanzines (entre ellas, por supuesto, La Trampa del Bulevar), ediciones hechas amorosamente a mano de mixtapes y CDs recopilatorios, material gráfico y pequeña distribución de material discográfico importado. Es decir, si te has perdido de GrooBeats te has perdido de mucho. Pero dejemos que él nos cuente algunas cosas:

¿Cómo nace en Gokú la obsesión vital, La Obsesión, por la música y los discos?

No recuerdo con exactitud, pero seguro mis padres tuvieron mucho que ver. De chavito, recuerdo, escuchaba con mi mamá a los Machucambos, Serrat, Jose Luis Perales, Mocedades, Ángeles Negros… Y con mi papá escuchaba a Queen, Santana, Creedence, algo de música clásica… Y yo aún escuchaba la música en vinilo. Soy del 80, el CD aún no llegaba a casa. Soy una persona multifacética y siempre, en distintas etapas de mi vida, la música ha sido una fuerte influencia: desde ser un skater hasta vestirme como pachuco.

¿Cómo llegaste a León? ¿Qué te parecía la ciudad? ¿Qué te parece ahora?

Llegué en 2005, el 6 de septiembre para ser más exacto. Cuando terminé la carrera en San Luis Potosí estuve dos años sin conseguir chamba y fue una amiga que había dejado el puesto en el que ahora estoy que me dijo del lugar disponible, así que mandé mi solicitud y pues aquí estoy.

Cuando llegué pensaba que León era más chico que San Luis Potosí. ¡Qué equivocado estaba! León me ha impactado. Se lo dije a mi familia y amigos de SLP: se ha convertido en mi segundo hogar. Es una ciudad increíble y en la que estoy muy a gusto y dónde he conocido a personas realmente increíbles.

Gokú tiene un pasado musical que raya en la leyenda. Cuéntanos un poco.

Pues, yo empecé en la música por allá del 1992 con un maestro particular de teclado. A partir de ahí seguí una vida de estudio musical hasta el 2005, cuando estuve en una orquesta sinfónica, un grupo de rock antrero, una banda de fusión y otra de ska tradicional en la que duré más y me ha dado mucho. Empecé con una banda de fusión llamada San Luisito Tropical. De ahí pasé a formar parte de Freedom Ska Band con la que duré cerca de 7 años y en algunas ocasiones apoyé a la banda de reggae roots Pachamama. Ya en León toqué un tiempo con Sesgo. Actualmente estoy en un proyecto de DJ, batería, bajo y MC que apenas se está cocinando, se llama The Loserwins y va más enfocado al hip hop y al trip hop.

Con Freedom hubo un par de grabaciones y una tercera que quedó inconclusa. Alguna vez vi una trepada en la red. Aquella época fue realmente genial, la mejor que he vivido: viajes, cotorreo, tocadas y mucho alcohol. Pasaron por el grupo grandes músicos y de la alineación inicial, para cuando el proyecto terminó, sólo quedábamos 5 músicos: Tury (batería), Noé (sax), Olmo (trombón), Carlos (bajo) y yo (teclados.) Como en toda banda, había problemas, pero la cuestión musical y de ejecución siempre fue primordial. Tratábamos de sacar temas nuevos y de tocar lo mejor posible; parece que arrojó buenos frutos. Prueba de ello eran los llenos y las muestras de afecto de la banda que iba a escucharnos. Tocamos varias veces con otras grandes bandas como Jamaica 69, Ridim Cats o Guanábana. El Foro Alicia se había convertido en el foro obligado cuando íbamos a la Ciudad de México. Existió en una ocasión la invitación para ir a tocar a un festival de ska en Francia. ¿Qué pasó? Nunca supimos. No le dimos seguimiento. Actualmente los miembros de Freedom estamos dispersos: Carlos en Veracruz, yo en León, otros en el Distrito Federal, otros más en San Luis y así. Algunos ya son padres de familia, otros tienen chambas de tiempo completo… En fin, una bella época.

¿Cómo comenzó la historia del Gokú pinchadiscos?

Cuando estaba en Freedom, en San Luis, conocí mucha gente. Uno de ellos, un gran, gran amigo llamado Pablo ya tocaba con vinilos. Para mí fue completamente otro mundo, algo que yo tenía que hacer también y de pronto sentí la manía de comprar discos en ese formato y así empecé en el digging. En alguno de los viajes que hacíamos empecé a ver discos en venta de ska, reggae y a los primeros pinchadiscos también. Hasta la fecha sigo comprando, buscando, pinchando y coleccionando.

Alguna vez te consideraste mod. ¿Cómo te consideras hoy?

Como ya lo comenté antes, me sentí muchas cosas. Seguro me llegué a sentir mod. Veo ahora algunas fotos en las que sí trataba de traer al menos el look y la actitud. Musicalmente también me identificaba, aunque fue corto ese periodo. Actualmente mi imagen dice que soy muy relajado: tenis, jeans, playeras y gorra. Me gusta andar de tenis y, sobre todo, la cultura urbana me mueve mucho ahora, más que nada porque desde antes de entrar a la cultura jamaicana ya patinaba e incluso llegué a hacer mis pininos en el graffiti y el hip hop era parte de mi música preferida en prepa. El ska llegó hasta la carrera.

No es que tenga más o menos que otras culturas. Pienso que cada cultura tiene cosas muy positivas y propias que ofrecer a la gente. Mi vida ha sido una variación de facetas por las que he pasado: ayer era skinhead, ahorita soy DJ de hip hop; mañana, no sé, quizás me haga tribalero (risas, pero digo risas; nota del entrevistador.) La cultura urbana me parece que es multifacética y no se limita a ciertos géneros, movimientos o estilos.

De tus experiencias con la música y su mundillo, ¿cuál ha sido la más emocionante? ¿Y la peor?

Ha habido muchas muy emocionantes. Yo creo que la que más fue cuando tocamos con Skatalites en la Ciudad de México. Y la peor fue cuando tocamos en Ecatepec para un grupo de skinheads Oi! muy radicales en la que hubo sangre y botellas rotas sobre cabezas de metaleros y otros skinheads. ¡Estuvo muy grueso! No recuerdo exactamente, pero fueron por allí de 2004 o 2005.

¿Cuál es tu bebida?

¡Cerveza! Mi favorita es Victoria, pero una vez probé una alemana que me ha dejado impresionado: Franziskaner.

¿Stax o Motown?

¡Ambas!

¿Tienes algún gusto musical culposo?

¡Ah, claro! ¡Quién no! Pero no es tan culposo, realmente me gusta y no me da pena. ¡Me gusta mucho la cumbia!

La pregunta molestamente obligada de estos cuestionarios: ¿Podrías nombrarnos 10 discos?

Muy poquitos. ¿No pueden ser más?

1. The Peeping Toms, Maximus Rhythm and Reggae.
2. The Slackers, The Question.
3. Steve Alaimo, Ska LP.
4. Bob Marley, Legend.
5. Easy Star All Stars, Dub Side of the Moon.
6. Red Dead Revolver, el soundtrack del juego de PlayStation.
7. Kero One, Windmills of Soul.
8. Amy Winehouse, Back to Black
9. Breakestra, Hit the Floor
10. The Roots, How I Got Over

¿Y diez singles?

1. Bobby Dobson, Strange.
2. Dave Collins, Smooths and shorts.
3. George Baker, Little Green Bag
4. The Fabulous Counts, Lunar Funk
5. Procol Harum, A Whiter Shade of Pale
6. Derrick Morgan, Moon Hop
7. Dennis Coffey, Scorpio
8. Dave Dee, Dozey, Beaky, Mick & Tich, Hold Tight
9. Vern Blair Debate, Ooh Ha Ee
10. Many Corchado, Pow Wow

¿Cuál es la joya de tu colección?

Pues, varias. Pero creo que la que más vale es el Ely Combo.

¿Cuál es el disco que sigues buscando y no has encontrado?

¡Hay algunos! Pero el que me tiene un poco obsesionado es Ritual de Nico Gomez, de 1971.

¿Alguna recomendación sobre algo que no podemos perdernos?

Precisamente, Ritual de Nico Gomez. A por él.

Este texto, abreviado por cierto, es un adelanto del fanzine en papel La Trampa del Bulevar No. 3 (http://latrampadelbulevar.blogspot.com.) Más noticias en breve…

C/S.

One thought on “Gokú: el sonido y el alma de GrooBeats Soundsystem.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s