The Staggers, insania adolescente.

Publicado originalmente el 25 de marzo de 2011.

Let the boy rock’n’roll

El domingo pasado, 20 de marzo, los increíbles Staggers hicieron una visita a León. Una visita sorpresa, todo hay que decirlo. Ya hacían una gira mejicana, pero el gig se confirmó poco antes y no era posible perdérselo. Al final, lo valió.

Y es que estos sujetos hacen un ruido primordial, basado en los salvajes 60 americanos: los de los grupos de preparatorianos en las cocheras de sus casas, con equipo e instrumentos de segunda mano, haciendo canciones de segunda división, fumando cigarrillos tóxicos y dejándose crecer el cabello hasta donde llegase. O cortándoselo con un bol. Originarios de Ganz, Austria, van por la vida armados de un par de guitarras revienta-tímpanos, un bajo rompecaderas, una batería ensordecedora y un órgano con sonido de Farfisa, tremendo. Y no es todo. Se hacen llamar Wild Evel, Lightning Iris, Los Fixos, Shakin’ Matthews, The Earl of Krigor y Candee Beat. 5 mugrosos salidos de la cloaca y una femme fatale salida de un afiche en blanco y negro, nada más y nada menos.

Su look y filosofía de película de serie B no es mera pose y me consta: su música y su presencia es estridente. Esa es música joven para un mundo violento en sci-fi, lleno de zombies, monstruos verdes, melenas, pin-up girls, autos viejos. Usan jerseys a rayas. Pantalones a la cadera, ridículamente ajustados, por favor. Botines. Boinas. Huesos ajenos. Cuero. Sangre. Wokandwoe de verdad. Cavernarios. Freaks del ritmo. Jóvenes eternos. Pies poseídos por Bo Diddley y por los Trashmen y los Sonics; oídos contaminados de Screamin’ Jay Hawkins, de los Chesterfield Kings, de the Seeds. Música primaria, primordial. Sudorosa. Ruido teenager (y, como dicen ellos, no hablamos precisamente de ringtones.) Imposible no sacudirse como si el cuerpo estuviese cubierto por hormigas.

“En Austria a nadie le gusta el rock and roll”, dijo Mr. Wild Evel a medio concierto, cuando ya tenía a su escaso público a sus pies y temblando de wokandwoe. “Cuando voy caminando por la calle con esta ropa, mis camisas llamativas, mis botines y mi melena con fleco recto, la gente me grita ‘maricón’. Pero voy a seguir haciéndolo. Y haciendo ruido. ¡Que se jodan!”

Que lo hagan. Por favor.

Al día siguiente, por supuesto, me dolían todos los músculos. Insania adolescente.

A pesar de los contratiempos (el sonido del lugar donde se presentaron nunca ha sido precisamente bueno, y el órgano se rompió en apenas tres canciones y tuvieron que seguir el show sin Iris, la atractivísima pin-up girl de carne y hueso) el guateque del domingo fue casi épico. En parte, porque la ciudad está tan aburrida y fue una conmoción necesaria; en parte, también, porque los abridores Los Infierno (del Distrito Federal) fueron efectivísimos y no se diga The Incredible Staggers, que cumplieron y nos dejaron con los oídos zumbando y las extremidades implorando piedad.

Discutía con un amigo durante la semana acerca de música. Él me insistía que hay que ir hacia adelante y nunca estancarse; que es un error que los grupos sigan creyendo que es 1966 para siempre. Tiene un punto. Pero también los Staggers tienen el suyo: es mucho más refrescante y necesario que haya música así cuando estamos invadidos por damas-gagá, grupos de niños pijos y programas musicales de júbilo sarasa. Tras un par de gigantescos ábumes (Teenage Trash Insanity y el memísimo pero genial título Zombies of Love), algunos singles y EPs (algunos splits con otros grupos) que, por cierto, pudimos adquirir ahí mismo de sus manos, estos Staggers se proponen seguir haciendo ruido y haciéndolo bien. Ahí estaremos.

Y que los demás, Wild Evel dixit, que se jodan.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s