Setenta: Funky Tumbao.

Publicado originalmente el 16 de marzo de 2011.

París, me dicen, es una ciudad de verdad. Romantizada, de un modo o de otro, es una de esas ciudades que hacen del mundo, mundo. Sus esquinas están llenas de historias, sus locales de leyendas. Es imposible pensar en un planeta salvaje sin París. “Siempre tendremos París.”

Ahí, en ese espacio de tierra que se llenó un buen día de callejones, cafés y edificios arrogantes (y esa puntiaguda nariz de metal a orillas del Sena, en el Champ-de-Mars), hay tantas ideas en movimiento, fruto de una mezcla de culturas, que ni el mejor detective podría rastrearlas todas.

Por eso no debe resultar raro que en la cubierta de uno de esos discos sorprendentes que llegan a la vida por accidente (una recomendación, una búsqueda en tiendas polvosas, la red de redes) aparezca una leyenda que en otros tiempos resultaría una chose bizarre: “Latin Soul band from Paris.” Así, en inglés. Banda de soul latino de París.

El disco es cuestión se llama Funky Tumbao (Hot Casa Records, 2010) y los responsables son siete cabezas y catorce manos que se hacen llamar Setenta. Sí, son de París y llevan cosa de un lustro haciendo retumbar las pistas de baile. Y cómo no. Hacen una música que me hará usar un adjetivo que reservo sólo para lo que lo merece, que es muy poco: sa-bro-sa. Lo juro. El mundo se vuelve loco.

El Funky Tumbao de Setenta tiene ritmo, tiene alma y mucho sabor. Estos franceses hacen, como prometen, una música con sonido latino, cruzando el caliente boogaloo con el mambo más cojonudo, la sudorosa salsa early-Fania y el amenazante e irresistible funk americano más sucio y genial. Estos sujetos lo hacen tan bien que uno pensaría que una mezcla así no puede fallar, pero todo lo contrario; es decir, Setenta lo vale. Setenta es música para oídos inquietos, pies nerviosos y caderas desasosegadas. Porque en el mundo de Setenta (uno, por supuesto, tan exótico y caluroso como el lobby del Infierno de Shag, lleno de bikinis y cócteles y lujuria y sal) no caben los aburridos, los squares ni los rockeritos de turno con los oídos ocluidos. Esta es música para gozar, que para eso es, mi hermano.

Éste fenómeno del Latin Soul (el sabor del pueblo, de la calle, del barrio, pero que también resulta un exclusivo manjar para connoisseurs) que cimbró Nueva York a finales de los 60 era la voz fuerte, clara y firme de la comunidad latina que emigró y que ya entonces era sangre misma de la ciudad. Mezcla, de por sí, del jazz con percusiones y armonías latinas y la música soul con letras-manifiesto que hablaban por la raza, es retomada con maestría por un grupo del XXI que no sólo encuentra estos ritmos una alternativa auditiva a tantos émulos mediocres de los radiocabezos y los estroques, sino que clama igual de fuerte, claro y firme por un mundo con más alma, más música e igualdad: la libertad elocuente y verdadera del ritmo. Del Ritmo.

Setenta es un combo que se hizo escuchando, claro está, a Tito Puente, Joe Bataan, Mongo Santamaría, Jimmy Sabater, Eddie Palmieri y Bobby Matos; pero también a The Roots, al Sr. Coconut, la electrónica y el trip-hop, el jazz de elevador y el de cocktail party, mucho Verve, Blue Note e Impulse, mucho lounge en vinilo (easy tempo italiano, ye-yé francés, bandas sonoras europorno); y, no puede negarse, mucho Stax de inicios de los 70, soundtracks blaxploitation, Sly y su Family Stone, James Brown y todo el P-Funk de George Clinton y su demencia hecha muzak. No pueden equivocarse.

Esta primavera ya nos anunció un verano no sólo nuclear, sino caluroso. Muy caluroso. Habrá que servirse una buena bebida y hacer girar este Funky Tumbao, que no tiene fallo. Catorce temas catorce que, por si fuese poco, van a comenzar la fiesta en donde sea que lo pongas. No puede ser de otro modo con títulos como Tcha Soul, Quartier Latin, Chango Ta Veni, Vlatin Clap, Sonrisa y, por supuesto, Funky Tumbao.

Agradezco a Gokú-san, mente maestra de esa idea en movimiento llamada GrooBeats Soundsystem, por hablarme por primera vez de estos tíos. Sabor, mate. Nos vemos pronto para hacer girar más discos.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s