Cebollas verdes… ¡esto es música!

Publicado originalmente el 4 de septiembre de 2009.

El pasado agosto Michael Brett publicó en el portal PopMatters.com un artículo sobre Green Onions, llamándolo “el mejor single de todos los tiempos.” Y con razón. El clásico tema de Booker T. & The MG’s es lo que en ciento cincuenta años (2012 mediante) se estudiará como música clásica. Es el tema que convencerá a los extraterrestres de que hay vida inteligente en este planeta. Punto.

Si conoces Green Onions, sabes bien de lo que hablo. Si no, por favor, sigue leyendo. Porque no es posible que durante todos estos años te hayas perdido de los mejores tres minutos de música jamás hechos.

Tres acordes: Fa, La sostenido y Do; una línea de bajo precisa y emblemática; la batería llevando un ritmo brutal; una guitarra que comienza tocando sólo los acordes y luego haciendo pequeños solos, primero discretos, luego explosivos; pero, sobre todo, un órgano Hammond llevando la melodía, perfecta, hipnótica, negra. ¿No te suena aún?

Green Onions fue lanzado por el sello Stax en agosto de 1962 en single de 7”. Interpretada por el grupo de estudio de la disquera, Booker T. & The MG’s, el tema se convirtió rápidamente en un hit. Y cómo no. Nadie podía escapar a él. Era infeccioso como la influenza y pegajoso como una goma de mascar en el pavimento. A más de cuarenta años, sigue sonando como el primer día. Impresionante.

Además de lo puramente musical, Green Onions resulta importante por su significado social. Es la modernidad hecha música en sonido y en concepto: Stax Records era una empresa dirigida por blancos que grababa artistas negros en la ciudad de Memphis, una de las más racistas de la Unión Americana. Booker T. & The MG’s era un grupo formado por dos negros y dos blancos. Este es el sonido de la Norteamerica integrada en la década de los 60 y lo que podía lograr. Green Onions es un monumento mucho más grande e imponente que el Monte Rushmore, porque incluye dos rostros negros. Y además hace bailar a las chicas.

He evitado llamar a Green Onions ‘canción’ porque, técnicamente, no lo es. Hasta en eso es perfecta. Green Onions logra ser una gran ‘canción pop’ careciendo de palabras. Es un instrumental que no necesita letra, ni la necesitará nunca. El argumento de Michael Brett en su texto es contundente: elijamos, en una lista, nuestras canciones favoritas, o las canciones trascendentes de la historia pop, e intentemos editar un poemario. Saldríamos perdiendo. Nadie se atrevería a editarlo.

Booker T & The MG’s nunca ha sido un grupo de referencia, lo cual es muy triste. La radio y los medios en general siguen alabando a los mismos tres o cuatro grupos históricos de siempre como si ellos hubiesen hallado el hilo negro cuando en realidad adaptaron algunas formas musicales, las blanquearon y las hicieron accesibles para el gran público. La música negra necesita una reivindicación de este lado del mundo – en Inglaterra siempre ha sido la influencia dominante. Estos cuatro músicos son, definitivamente, uno de los mejores grupos que han pisado el planeta. Y esto podría afirmarse aunque sólo Green Onions existiese, pero una vasta discografía (en la que destacan sus primeros singles y sus grabaciones como banda de acompañamiento de Otis Redding, Wilson Pickett o Sam & Dave) sólo confirma este postulado.

¿Los Fab Four? No, no eran tan melenudos y en realidad se llamaban Booker T., Steve Cropper, Donald “Duck” Dunn y Steve Potts.

Esta es la música. Deja a reyes lagartos y lados oscuros de la luna por un rato. Esto es de verdad y lo de hoy. Para siempre.

C/S.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s